CABALGANDO LAS OLAS


En referencia al artículo anterior de "Los Sueños y Surrealismo", muestro esta creación de índole personal resultado de un sueño.






"De un mar apacible y en calma, de aguas claras y mansas,
en un día claro y luminoso
allí andábamos paseando juntos,
con la distancia necesaria para el disfrute particular,
con la sensación de la compañía y, del silencio compartido.
Nos asomamos al otro lado de las montañas
para satisfacer la curiosidad del saber,
a contemplar la inmensidad de lo infinito del mar
hasta lo que nos daba la visión de lo profundo.
De repente miré hacia ti y, un grito lleno de tu nombre salió de dentro,
corrimos bajando las empinadas laderas
y tú, rápido y fugaz, como lo es tu energía en movimiento constante,
subiste de un salto ligero y alto a un caballo blanco,
surgido del mar embravecido, nacido de su lengua de agua que nos alcanzaba.
 Y cabalgaste sobre las olas,
hermoso, veloz como un haz de luz,
tendiste tu mano hacia mí y, con fuerza me sacabas de un océano que todo lo inundaba,
aún siento tu agarre,
y salimos de allí.
Tú, el jinete de las emociones"


© Merche Chicote






0 comentarios:

Publicar un comentario