LA ESTETICA DEL CAMBIO




Como decía Laura Perls, "los conceptos fundamentales de la Psicoterapia Gestalt son de orden filosófico y estético, más que técnico".
En ella se dan la creación y el cambio. La creación referida a que, cada sujeto somos creaores de nuestra vida, siendo esa nuestra primera creación, referente y modelo para futuras creaciones a lo largo de nuestra existencia, adoptando diferentes formas. Es por ello, que la Terapia Gestalt se define como la "terapia de formación de formas", siendo su objetivo el restaurar esa capacidad creadora del sujeto de su existencia, tal y como lo hace un artista con su obra. 
Así pues, la Psicoterapia como estética nos lleva al concepto de salud, como la capacidad de crear formas ajustadas a las diferentes situaciones en las que nos encontremos, llevando acabo ajustes creadores de manera continua en el pleno despliegue del self. 
Somos creadores porque transformamos el entorno en nuestra elección, orientación, manipulación y novedad, y a su vez, somos transformados por él, lo cual, nos remite y nos hace ser conscientes de nuestra permeabilidad. 
El terapeuta lleva a cabo un acto plástico, en el cual, ha de ejercitarse en su cualidad estética al llevar a cabo la búsqueda de la formación de una "Gestalt" (forma, configuración).  Para ello, ha de tener una sensibilidad muy viva capaz de percibir lo que está en el fondo en espera, y hacerlo surgir para organizarse en una figura fuerte, y con sentido en el instante justo. 
Es también un acto musical, pues ese acto se ha de desplegar en un momento concreto, se da en un instante preciso. 
Y así, hablaremos de una danza de sintonías y del compás, donde el self es el director de orquesta y donde la novedad y su asimilación dará paso a un nuevo ajuste creador, y a un nuevo comienzo.


© Merche Chicote








0 comentarios:

Publicar un comentario